Simple en apariencia. Salvajemente divertido.

Te damos la bienvenida a Hearthstone, un juego de cartas de estrategia fácil de aprender pero salvajemente adictivo.