Jaina Valiente, la maga

Jaina Valiente, la maga

La antaño bondadosa y compasiva Jaina Valiente, una de las magas más poderosas de todo Azeroth, ha dominado las artes arcanas, se ha enfrentado a los demonios de la Legión Ardiente y a los no-muertos de la Plaga y ha sentido brotar en ella el odio hacia la Horda tras la destrucción de su amada Theramore.

Jaina_HS_Blog_Thumb_13_GL_500x250.jpg

Ya de niña, Jaina mostró tener grandes aptitudes para la magia y una gran compasión por su pueblo. La enviaron a Dalaran, un reino poderoso y un refugio para magos, para que aprendiera a utilizar los poderes de lo arcano. El líder del Kirin Tor, el archimago Antonidas, intuyó un gran potencial en Jaina y decidió aceptarla como alumna.

Jaina_HS_Blog_Thumb_12_GL_500x250.jpg

Aplicada y con talento, Jaina destacó en las artes arcanas desde el primer momento. Los estudios y sus responsabilidades ocupaban la mayor parte de su tiempo, dejándole apenas margen para ocuparse de cosas más mundanas.

Jaina_HS_Blog_Thumb_5_GL_500x250.jpg

Durante el entrenamiento de Jaina en Dalaran, reapareció en su vida Arthas Menethil, príncipe heredero de Lordaeron y amigo de la infancia, y se enamoraron. Sin embargo, debido a los rigurosos estudios de Jaina y a las obligaciones de Arthas para con su reino, la relación no fue más allá de un simple romance y terminó abruptamente. Desconsolada, Jaina regresó a sus estudios en Dalaran.

Jaina_HS_Blog_Thumb_6_GL_500x250.jpg

Años después, una terrible plaga cayó sobre Lordaeron. Ante la sospecha de que aquella no era una enfermedad corriente, el archimago Antonidas envió a su apreciada alumna Jaina a reunirse con Arthas para investigar la causa. La plaga, provocada por grano infectado, se extendía por toda la región como un reguero de pólvora y transformaba a los habitantes en abominables no-muertos. Las localidades de Rémol y Andorhal ya habían sucumbido por completo a la plaga, y Jaina supo que tenía que buscar apoyo.

Jaina_HS_Blog_Thumb_3_GL_500x250.jpg

Jaina regresó con algunos refuerzos compuestos por Uther el Iluminado y los caballeros de la Mano de Plata. Pero, por desgracia, ya era demasiado tarde: la gente de Stratholme ya había comido el grano y pronto sería presa de la plaga. Arthas insistía en eliminar a la gente de Stratholme antes de que se convirtieran en no-muertos, pero a Jaina la idea la horrorizaba, y Uther se negó en rotundo a participar en un acto tan barbárico.

Jaina_HS_Blog_Thumb_7_GL_500x250.jpg

Consciente de que apenas había esperanza para Stratholme, Jaina reunió valientemente a los supervivientes y huyó de Lordaeron. Salvó a miles de personas antes de que también ellas sucumbieran a la enfermedad. Tras navegar hacia el oeste, Jaina y sus refugiados de Lordaeron llegaron a las costas de Kalimdor… para descubrir que los orcos ya habían reclamado para sí aquellas tierras.

Jaina_HS_Blog_Thumb_9_GL_500x250.jpg

Jaina buscó refugio para su gente mientras rechazaba los ataques de la Horda de Kalimdor, pero muy pronto descubrió que había una amenaza mayor. Un misterioso profeta hizo que Jaina y los suyos se aliaran con la Horda y los elfos de la noche para derrotar al demonio Archimonde en el Monte Hyjal. Después de sofocar dicha amenaza, Jaina descubrió al fin un nuevo hogar para sus exiliados en una isla frente a la costa oriental de Kalimdor, a la que bautizó como Theramore.

Jaina_HS_Blog_Thumb_4_GL_500x250.jpg

Mientras Jaina ayudaba a los refugiados a asentarse, las tensiones entre su gente y la Horda se fueron intensificando poco a poco. Para garantizar la seguridad de los suyos, Jaina forjó una alianza entre ella y el Jefe de Guerra de la Horda, Thrall. Sin embargo, dichas tensiones no hicieron más que aumentar cuando el Campeón de la Horda, Rexxar, afirmó que habían enviado humanos a asesinarlo. Jaina no sabía nada sobre aquel intento de matarlo, pero se ofreció a ayudar a Rexxar a descubrir quién se hallaba realmente tras los atentados contra su vida.

Jaina_HS_Blog_Thumb_11_GL_500x250.jpg

Para su sorpresa, Jaina descubrió pronto que su padre, Daelin Valiente, almirante de la Alianza, era el instigador del atentado contra Rexxar. Daelin sentía desde hacía mucho tiempo un profundo odio hacia la Horda, y no se detendría hasta verla erradicada de la faz de Azeroth. Jaina rogó a su padre que desistiera y dejara en paz a los orcos, temiendo que su injerencia hiciese peligrar aún más a la gente de Theramore, pero él se negó a ceder. Daelin y sus fuerzas se enfrentaron a Rexxar y la Horda en combate, pero estas no eran rival para los números y la ferocidad de la Horda. Rexxar mató a Daelin, y Jaina lloró su muerte, lamentando que su padre no hubiera hecho caso de su consejo.

Jaina_HS_Blog_Thumb_8_GL_500x250.jpg

Tras la muerte de su padre, Jaina siguió manteniendo una precaria alianza entre Theramore y Orgrimmar, sabedora de que el poderío combinado de una fuerza aliada era más poderosa contra amenazas potenciales que un pueblo dividido. Esta alianza entre Jaina y Thrall resultó inestimable cuando surgió la Plaga de no-muertos en el continente helado de Rasganorte. Al mando de las fuerzas de los no-muertos se encontraba un aterrador eco del pasado de Jaina: Arthas Menethil, convertido ahora en el Rey Exánime. Jaina estaba decidida a salvar a su antiguo amor de la maldición que lo tenía preso, pero no parecía que quedara nada del otrora príncipe de Lordaeron. No obstante, Jaina ayudó a las fuerzas de la Alianza a llegar hasta el corazón de Rasganorte para purgar el territorio de la maldad que lo invadía. Una vez que sus fuerzas se alzaron victoriosas, durante la búsqueda del Rey Exánime encontraron una pequeña prenda suya, lo que dio esperanzas a Jaina de que parte del Arthas al que una vez había amado aún siguiera allí: un guardapelo que ella le había regalado en tiempos muy remotos.

Jaina_HS_Blog_Thumb_16_GL_500x250.jpg

Cuando el liderazgo de la Horda recayó en manos de Garrosh Grito Infernal, el nuevo Jefe de Guerra se encargó de eliminar la presencia de la Alianza en Kalimdor de una forma rápida y despiadada, comenzando por Theramore. Las fuerzas de Garrosh desarrollaron una bomba de maná que él soltó sobre la desprevenida ciudad, borrando brutalmente Theramore de la faz de Azeroth. Innumerables vidas desaparecieron en un instante. Jaina casi no sobrevive a la explosión, pero a partir de aquel momento cambió para siempre: el pelo y los ojos se le volvieron completamente blancos, y su actitud hacia los orcos y la Horda pasó de ser pacífica y comprensiva a ser implacable, fría y brutal.

Jaina_HS_Blog_Thumb_2_GL_500x250.jpg

Actualmente líder del Kirin Tor, la reciente agresión de Jaina contra la Horda dista de estar injustificada. El poder mágico puro de Jaina Valiente y la furia que bulle en su interior son un elemento a considerar.

Jaina_HS_Blog_Thumb_1_GL_500x250.jpg

Jaina Valiente es una habilidosa maga con una abrumadora cantidad de hechizos arcanos a su disposición. Además de aniquilar a sus adversarios con fuego arcano y establecer barreras defensivas, Jaina puede invocar a los elementales de agua al frente para protegerla en el combate. ¡Estos poderosos aliados pueden ayudaros a Congelar a vuestros oponentes! Todo héroe o esbirro al que alcancen con este hechizo permanecerá quietecito durante un turno, impidiéndole atacar hasta que haya pasado un extenso tiempo de deshielo.

Jaina_HS_Blog_Thumb_CardOnly_GL_500x250.jpg

Esperamos que hayáis disfrutado con la historia de Jaina y su función en Hearthstone. ¿Qué clase os gustaría que tratásemos en la próxima ocasión? ¡Decídnoslo en los comentarios!

Aquí podéis leer la historia de otros héroes de Hearthstone: RexxarGul’dan - Valeera - Anduin - Thrall

Cargando comentarios…

Se ha producido un error al cargar los comentarios.