Visitas guiadas de Malto: la Parte Alta

Visitas guiadas de Malto: la Parte Alta

¡Saludos de nuevo, valiente amante de las aventuras!

Me preocupaba que no salieras con vida después de plantarle cara a ese trío tan aterrador de la Ciudadela Inferior. Es una alegría tenerte de nuevo a mi lado, y en el lugar al que nos dirigimos vamos a necesitar toda la alegría del mundo.

Y ahora partamos hacia la Parte Alta para enfrentarnos a los tres últimos jefes que debemos derrotar antes de poder desafiar al mismísimo Rey Exánime. Mantente alerta, ¡no van a tener ningún tipo de compasión!

La Parte Alta

En la Parte Alta nos aguardan la Reina de Sangre Lana'thel, el Profesor Putricidio y Sindragosa.

Reina de Sangre Lana'thel

Esta elfa de sangre tan aficionada a morder cuellos cuenta con un poder de héroe relativamente sencillo: Succión vampírica. Le permite infligir 3 p. de daño al objetivo que ella escoja y curarse a sí misma la cantidad.

No obstante, su segunda habilidad representa una mayor amenaza: ¡cuando da comienzo su turno te convierte en vampiro! Al transformarte, tu poder de héroe cambia a «Mordedura vampírica». Este poder de héroe sin coste otorga +2 p. de salud y ataque a un esbirro, y debe utilizarse cada turno en un esbirro que aún no haya sufrido «mordeduras». Eso significa que, si no dispones de un objetivo aliado, tendrás que mejorar a uno de los de ella.

Para esta batalla, usaremos la luz de Uther. En este enfrentamiento lo que nos interesa es tener disponibles esbirros en todo momento que podamos seleccionar como objetivo de Mordedura vampírica.

¡¡¡En toda la cara!!!

Dado que la intención será que nuestros esbirros cobren cada vez más fuerza, podemos mantener una presión constante.

Siempre con un as bajo la manga

Trata de guardarte al menos un esbirro en la mano. De este modo te aseguras de que siempre haya un objetivo aliado en el que usar tu poder de héroe.

Paladín

Profesor Putricidio

Profesor Putricidio pasa por varias fases a lo largo del encuentro. Empieza con 15 p. de armadura y un poder de héroe que hace que los secretos no tengan coste. Cuando agota la armadura, se inicia la segunda fase. Putricidio invoca a Panzachancro: un esbirro 3/5 que inflige 3 p. de daño a todos los esbirros enemigos cuando termina el turno del Profesor. Además, obtiene 15 p. más de armadura que tendrás que quitarle para que dé comienzo la tercera y última fase.

Una vez ha realizado su transformación definitiva, Putricidio invoca Carapútrea. Carapútrea es un esbirro 4/6 que invoca una carta legendaria al azar cada vez que sobrevive a un ataque. ¡Qué mal!

El moco es la respuesta

No permitas que Moco creciente se descontrole. Ocúpate antes de estos esbirros para que minimizar su efecto.

Es un secreto para... ¡ti!

Recuerda: los colores de los secretos que Putricidio pone en juego muestran a qué clase pertenecen. Utiliza esa información a tu favor para hacer conjeturas más precisas sobre lo que puede estar guardando.

A tu ritmo

Cada fase plantea un nuevo reto. Asegúrate de no propiciar la entrada de Putricidio en la siguiente fase si todavía no estás listo.

¡Muy bien! Tantas pociones y no es capaz de elaborar una fórmula para el éxito. Pues nada, ahora que Profesor Putricidio ya no nos volverá a molestar, pongamos rumbo al último jefe al que nos enfrentaremos antes de subir al Trono Helado.

Paladín

Sindragosa

Sindragosa hace honor a su reputación de dragón de corazón helado ¡porque trasforma a tus esbirros en bloques de hielo! Cuando su salud decaiga a 20 y a 10, hará que los esbirros que tengas en el tablero se conviertan en cubos de hielo. Pero lo peor es que, una vez congelados, ¡no hay forma de descongelarlos! Si el tablero está lleno de esbirros tuyos cuando llegue a 20 o 10 de salud, te quedarás sin poder jugar más esbirros.

La ayuda que necesitaremos en esta pelea nos la brindará Garrosh Grito Infernal.

Garrosh nos proporciona opciones para atacar sin tener esbirros sobre el tablero cuando Sindragosa desata su tormenta.

¡Zas! ¡En toda la boca!

Dado que Sindragosa no dispone de una verdadera táctica defensiva (aparte de convertir a tus esbirros en bloques de hielo), nos centraremos en ir rebajándole salud. Eso sí, actúa con precaución cuando su salud se acerque a 20 o 10.

Con sus propias armas

Sindragosa utilizará sus esbirros para atacar a los tuyos. Eso te permite mantener un número bajo en el tablero hasta que puedas quitarle salud. Emplea tus armas para dejarla sin opciones.

Guerrero

¡Ya estamos más cerca! Ahora que nos hemos quitado a Sindragosa del medio, podemos aproximarnos al Trono Helado. ¡Acompáñame la próxima ocasión para un cara a cara con el mismísimo señor de la Plaga! ¡Nos vemos! 

Cargando comentarios…

Se ha producido un error al cargar los comentarios.