innkeeper-keyart

Cómo jugar

¿Tienes ganas de elegir un mazo y comenzar a jugar? ¡La mejor forma de aprender es descargando Hearthstone y entrando en el juego! Si aún te quedan preguntas en el tintero tras el tutorial del juego, estas páginas te ayudarán a despejar todas tus dudas.

Resumen del tablero
Cómo jugar a Hearthstone
Lecciones para principiantes
Crea tu primer mazo
Tu mano
Cada turno robas una carta de tu mazo y la añades a tu mano. Si la carta tiene un borde verde brillante, significa que puedes jugarla de inmediato. Si el borde es amarillo brillante, es porque cumples un requisito especial para jugar esa carta. Por otra parte, si la carta no brilla en absoluto, se debe a que no puedes jugarla en ese momento. Puedes tener un máximo de 10 cartas en la mano en cualquier momento.
Tu héroe
¡Mira, eres tú! La parte inferior izquierda del retrato de tu héroe indica cuánto daño infliges cuando atacas directamente con un arma, mientras que en la parte inferior derecha se encuentra tu salud actual. Si se reduce a cero, perderás la partida.
Tu poder de héroe
Aquí tienes el poder de héroe, una habilidad especial que es única de tu clase y que puedes usar cada turno. Si juegas con un pícaro, su poder de héroe te equipará con una daga que aparece de quién sabe dónde. Ay, estos pícaros. Siempre con los bolsillos llenos de pelusas y cuchillos.
Tus cristales de maná
Las cartas que juegas cuestan maná, que se encuentra contenido en tus cristales de maná. El maná se recarga al comienzo de cada turno, y obtendrás un cristal de maná adicional cada turno hasta llegar a un total de 10 cristales.
Tu arma
Aquí se empuñan las armas. El valor de daño de un arma aparece abajo a la izquierda. Cada vez que ataques, la durabilidad del arma, abajo a la derecha, disminuirá en 1 punto hasta que el arma se rompa y desaparezca. ¡Haz que cada ataque cuente!
Tus esbirros
Estos son tus esbirros. Una vez estén en juego, puedes ordenarles que ataquen al héroe enemigo o a sus esbirros. Un esbirro tarda un turno en estar preparado para atacar, y solo puedes poner en juego un máximo de 7 esbirros.
Héroe enemigo
Este es el enemigo. ¡Machácalo con esbirros y hechizos hasta que la salud del héroe llegue a cero!
Tu mazo
Este es tu mazo. Los mazos de Hearthstone contienen un total de 30 cartas que puedes robar hasta que la partida acabe o hasta que se agoten. Más adelante te explicaremos cómo crear un mazo o cómo usar el asistente de creación de mazos de Hearthstone.
Historial de turnos
Este resumen detallado de las jugadas más recientes te será útil cuando te preguntes qué ha pasado con tu salud y por qué todos tus esbirros son pollos.
Cómo jugar

Resumen del tablero

Todo lo que necesitas saber sobre la interfaz de juego de Hearthstone se puede mostrar en una única pantalla. ¿No nos crees? Compruébalo tú mismo:

Elige tu mano inicial

Al comienzo de la partida se lanza moneda para determinar quién va primero. A continuación, los jugadores eligen sus manos iniciales: el que haya ganado el lanzamiento de moneda se queda tres cartas, y el otro jugador, cuatro. Dado que comenzar primero supone una ligera ventaja estratégica, el jugador que vaya en segundo lugar también obtendrá La moneda, una carta especial de coste cero que le da un cristal de maná de forma temporal. Puedes reemplazar tantas cartas de tu mano inicial como quieras. Cuando ambos jugadores hayan aceptado sus manos, dará comienzo la partida.

Cómo jugar

Cómo jugar a Hearthstone

Vamos a repasar los primeros turnos de una típica partida de Hearthstone.

Roba una carta

Al comienzo de cada turno, robas una carta de tu mazo. Algunas te permiten robar más cartas en tu turno.

Juega cartas

Un solo cristal de maná no da para mucho, pero existen muchas cartas importantes y de bajo coste que se pueden jugar desde el primer turno. Por ejemplo, vamos a jugar a esta Escudera Argenta. Los esbirros no pueden atacar en el turno en el que se juegan, así que la escudera se tendrá que echar una siesta hasta que le toque actuar.

Ataca

Nuestro oponente ha jugado un esbirro, y nos vuelve a tocar. Ahora que tenemos dos cristales de maná, podemos poner jugar otro esbirro, lanzar un hechizo o usar nuestro poder de héroe. Hay tantas opciones... Además, nuestra Escudera Argenta ya está preparada para atacar, así que hay que decidir si atacamos al oponente o eliminamos su esbirro. Dado que nuestro esbirro tiene Escudo divino, que cancela el próximo daño que sufra, podríamos eliminar al del enemigo sin perder el nuestro.

Usa tu poder de héroe

Los pícaros pueden equiparse con dagas, así que vamos a empuñar un cuchillo para eliminar al esbirro de nuestro oponente y que la escudera conserve su escudo. Los héroes con un arma equipada pueden atacar tanto a héroes como a esbirros. No obstante, ten en cuenta que cada ataque cuesta un punto de durabilidad, que tu héroe puede sufrir daño en el combate y que, cuando el arma se queda sin durabilidad, desaparece.

Termina el turno

Ahora que ya estamos satisfechos con nuestra jugada, podemos pasar de turno. Le toca al oponente encontrar respuestas para nuestras amenazas y adaptar sus tácticas. ¿Llenará el tablero con más esbirros? ¿Se centrará en eliminar a los nuestros? ¿Se tomará su tiempo hasta que nos pueda lanzar una combinación mortal? Cada turno que pasa, las partidas se vuelven más difíciles, complejas y divertidas. ¿Cuál será tu estrategia?

Cómo jugar

Lecciones para principiantes

Arrima una silla y vamos a charlar sobre algunos conceptos básicos (y otros no tanto) que te vendrán bien en tu andadura para codearte con la élite de Hearthstone.

Character
Conoce tus cartas

A estas alturas ya sabrás que las cartas de Hearthstone se dividen en esbirros, hechizos y armas. También estarás al corriente de que algunas cartas son muy claras («Inflige 6 p. de daño») y que otras cuentan con determinados efectos y condiciones. Vamos a echar un vistazo a algunos efectos de estas cartas y cómo se pueden combinar para arrasar el tablero del oponente con elegancia.

Efectos constantes

Algunos esbirros cuentan con habilidades constantes que duran mientras estén en juego. Por ejemplo, [[Líder de banda]] tiene una habilidad que otorga +1 p. de ataque al resto de tus esbirros, mientras que [[Dracohalcón joven]] posee la palabra clave Viento furioso, que le permite atacar dos veces por turno.

Efectos de activación

Este tipo de efectos requieren un conjunto de circunstancias determinadas para activarse. Algunos ejemplos son:

  • Grito de batalla: el Grito de batalla de un esbirro se activa cuando lo juegas desde tu mano. Por ejemplo, el Grito de batalla de [[Arquera elfa]] te permite seleccionar un objetivo para que sufra 1 p. de daño.
  • Secretos: los secretos son hechizos que se activan cuando se cumplen determinados requisitos durante el turno del oponente. Por ejemplo, el secreto [[Tuercehechizos]] se activa cuando el oponente lanza un hechizo sobre un esbirro.
  • Último aliento: el Último aliento de un esbirro se activa cuando muere. Por ejemplo, el Último aliento de Acaparador de botín te permite robar una carta cuando muere.
  • Efectos constantes: cartas como Viento furioso o Bendición de reyes crean efectos constantes que duran mientras el objetivo siga en juego (o hasta que el objetivo sufra un efecto de Silenciar, que elimina los efectos constantes).
  • Y muchos más: Hearthstone es un juego en constante evolución que introduce nuevas palabras clave, habilidades de esbirro y hechizos únicos con frecuencia. Te hemos mostrado solo algunos ejemplos, pero hay mucho más por explorar y descubrir en la taberna.
Combinaciones

Algunos efectos de cartas se pueden combinar para generar efectos devastadores. Por ejemplo:

  • [[Dracohalcón joven]] solo le hace cosquillas al oponente dos veces con 1 p. de daño gracias a la palabra clave Viento furioso, pero, si le lanzamos [[Bendición de poderío]], este diminuto draco se convertirá en un dragón poderoso.
  • Jugar un [[Bombardero loco]] es arriesgado, ya que puede infligir más daño a los aliados que al enemigo. Sin embargo, si tienes en juego esbirros como [[Acólito de dolor]] o [[Rabioso Gurubashi]], convertirás la volatilidad del bombardero en una ventaja inesperada.
  • El esbirro Malabarista de cuchillos no augura nada bueno para tu oponente, pero, si además lo combinas con [[Profesora violeta]] o [[Maestra de diablillos]], entonces le espera un buen lío.
Algunos consejos útiles

He visto de todo: desde un mago que gasta su último hechizo de daño para eliminar a un esbirro con Provocar en lugar de darle el golpe de gracia al oponente hasta un guerrero que ha acabado muerto por atacar con su hacha a un esbirro que quizá fuese un pelín demasiado poderoso. Por eso, he reunido una serie de consejos básicos para llevar tu estilo de juego un paso más allá.

No te excedas con los beneficios

Las cartas que otorgan beneficios son poderosas, pero, si cuentas con un montón de cartas de este tipo en tu mazo y solo tienes unos pocos esbirros, serás un blanco fácil. Del mismo modo, si lanzas beneficios una y otra vez sobre el mismo esbirro, corres el riesgo de que se convierta en un objetivo apetecible para hechizos que eliminan esbirros.

No desperdicies daño

Lanzar [[Misiles Arcanos]] durante el primer turno para infligir 3 p. de daño a tu oponente supondrá, en la mayoría de ocasiones, un desperdicio de una carta útil. Espera a la oportunidad para llevarte por delante a al menos un esbirro y sacarle así el máximo partido.

No te pases de complejidad con el mazo

Si creas tu mazo con varias combinaciones únicas, será más probable que te veas en problemas si no logras robar las cartas adecuadas en el orden apropiado. Céntrate en unas pocas sinergias poderosas y en una única estrategia general sólida. En la sección «Crea tu primer mazo» trataremos en profundidad los aspectos que caracterizan a un buen mazo.

Tómate tu tiempo

Dispones de 90 segundos antes de que la cuerda se consuma por completo y pase tu turno. Repasa bien todas las opciones disponibles antes de jugar tus cartas. ¡Puede que descubras una jugada maestra que hayas estado a punto de pasar por alto!

No te quedes las cartas mucho tiempo

Ahora que ya sabes que no deberías excederte con las cartas de beneficio ni malgastar los hechizos, voy a añadir que tampoco es adecuado que te quedes con las cartas demasiado tiempo. Si tienes un hechizo o esbirro que te pueda dar una ventaja inmediata, ¡úsalo!

No pierdas de vista la salud de tu oponente

Pongamos que te has pasado el turno planificando una secuencia perfecta de ataques y hechizos para eliminar los esbirros del oponente y situarte en una posición idónea para empezar a controlar la partida. Entonces pulsas el botón de fin de turno y te das cuenta de que a tu oponente le quedan 12 p. de salud y de que tenías en la mano los suficientes hechizos como para infligir 13 p. de daño. No pierdas nunca de vista la posibilidad de rematar a tu oponente para no llevarte el disgusto de haber dejado escapar una victoria segura.

Ventaja de cartas

En ocasiones, te verás en una posición en la que podrás jugar toda tu mano mientras que la del oponente roza el máximo de 10 cartas. A menos que seas capaz de conseguir la victoria durante ese turno, lo recomendable es que no lo hagas. ¿El motivo? La ventaja de cartas.

En pocas palabras, la ventaja de cartas es tu capacidad para jugar cartas. Cuantas más cartas tengas en la mano, más probable será que puedas jugar una adecuada para una situación determinada. Por tanto, si tienes más cartas, tienes la ventaja de cartas. Por otra parte, contar con más esbirros en el tablero también se considera una forma de ventaja de cartas, ya que, si superas en número a tu oponente, podrás maniobrar mejor y sacarles el máximo partido a las cartas de tu mano.

El modo principal para establecer una ventaja de cartas en Hearthstone es mediante efectos de robo de cartas, con hechizos como [[Intelecto Arcano]] o con esbirros como [[Subastador de Gadgetzan]].

No te excedas jugando cartas

Trata de jugar solo las cartas justas y necesarias para mantener la ventaja. Procura evitar quedarte sin cartas en la mano a menos que tengas claro que puedas hacerte con la victoria.

Sacrifica tus cartas con cabeza

Imagina que tus hechizos y esbirros son piezas sacrificables de un tablero de ajedrez. No es muy efectivo sacrificar tres de tus piezas por una del oponente. Por otra parte, si te las apañas para eliminar a tres de sus esbirros con una de tus cartas, entonces sí es un resultado favorable.

Usa efectos de robo de cartas

Valora si te conviene añadir a tu mazo algunas cartas con efectos de robo de cartas para mantener un buen ritmo entre jugar y robar cartas.

Cómo jugar

Crea tu primer mazo

Llegará un momento en el que ya domines los mazos básicos, se te ocurran un par de ideas interesantes y pienses que es el momento de explorar la colección para crear tu propio mazo. Crear un mazo de Hearthstone es una experiencia divertida y gratificante, aunque, si no estás al tanto de los pormenores de la creación de un buen mazo, te podrías llevar alguna decepción al probarlo en la taberna. Aquí tienes algunos consejos para que puedas comenzar con buen pie:

Character
Elige una temática principal

¿Qué te parece más interesante y cómo quieres que actúe tu mazo? Quizá te interese un mazo de cazador capaz de llenar el tablero con bestias brutales cargadas de beneficios, o puede que un mazo de mago que haga uso de astutos secretos. Elijas lo que elijas, es recomendable tener una meta en mente a la hora de crear un mazo.

Cuando hayas decidido una temática, piensa un plan de juego. ¿Quieres jugar todos tus esbirros durante los primeros turnos y cruzar los dedos para que no los eliminen? ¿O prefieres controlar la partida hasta que puedas lanzar una increíble combinación letal?

Cuando tengas clara una temática y un plan para ganar la partida (que se conoce como «condición de victoria»), podrás estructurar el mazo para que encaje así:

Añade las cartas principales

A continuación, comienza a añadir cartas. Ten en cuenta tu condición de victoria y, en primer lugar, selecciona hechizos y esbirros de clase que encajen con la temática elegida para luego continuar con esbirros neutrales. Vamos a seguir con el ejemplo anterior de un cazador centrado en bestias: ¿qué cartas encajan mejor en una partida en la que queremos llenar el tablero con bestias de coste bajo para abrumar al oponente? Algunos candidatos claros son [[Soltad a los perros]], [[Compañero animal]] y [[Lobo gris]], pero quizá sea una buena opción añadir hechizos y armas que te permitan sobrevivir lo suficiente como para que tu plan llegue a buen puerto.

Añade cartas de apoyo

Ahora que has incorporado a tu mazo todo lo que necesitas para completar la temática y tener una condición de victoria, ha llegado el momento de reforzarlo con cartas de apoyo. Se trata de cartas complementarias que no son fundamentales para la temática, pero son de ayuda a la hora de robar la carta necesaria para tu jugada final, mantenerte con vida, contrarrestar los mazos más jugados de la jerarquía o añadir una segunda condición de victoria. Algunos ejemplos son [[Moco del pantano ácido]], para contrarrestar mazos con muchas armas, [[Inventora gnoma]], para robar la carta perfecta, o [[Alamuerte]], como medida desesperada para una situación desesperada.

Ajusta tu gráfica de maná

A estas alturas, puede que ya no quede espacio en tu mazo, ¡pero no pasa nada! Ahora llega el momento de hacer retoques, y una de las mejores formas de hacerlo es teniendo en cuenta la «gráfica de maná» del mazo. La gráfica de maná es la forma que toma el mazo si ordenas tus cartas por orden de coste (normalmente, forma de campana). Los mazos agresivos suelen contar con un montón de cartas de coste bajo, así que su gráfica de maná será más elevada al principio. Por otra parte, los mazos con la idea de jugar partidas largas contarán con una gráfica más gradual: unas pocas cartas de coste bajo, bastantes cartas de coste medio y varias cartas de coste alto para rematar la partida. Ten en cuenta tu condición de victoria y edita las cartas de tu mazo hasta que generes una gráfica de maná que consideres adecuada.

Jugar y editar

Ahora viene lo divertido: ¡jugar con el mazo! A medida que juegas, te irás dando cuenta de que has puesto demasiadas cartas de un tipo y no las suficientes de otro. O quizá llegue un momento en el que no pares de enfrentarte al mismo tipo de mazos, por lo que tendrás que ajustar el tuyo para desbaratar los planes de los oponentes. Tras un par partidas y retoques, tendrás en tus manos un mazo fuerte del que puedas sentir orgullo.

Buena suerte. ¡Tenemos muchas ganas de ver qué se te ocurre!

Prueba el asistente de creación de mazos

Aunque la creación de un mazo es una experiencia increíblemente divertida y gratificante, también puede llegar a agobiar un poco. Si quieres tomártelo con calma y que te echemos una mano, Hearthstone dispone de una función integrada que crea el mejor mazo posible teniendo en cuenta las tendencias actuales y las cartas disponibles en tu colección.

Para utilizar el asistente de creación de mazos, crea un mazo con cualquier clase y cualquier número de cartas. Tras hacer clic en «Completar mi mazo» o «Listo», esta función rellenará el resto del mazo por ti en función de las cartas que ya hayas elegido y usando únicamente cartas de tu colección. Para que veas un ejemplo, si escoges un mazo de cazador e incluyes [[Crinalta de la sabana]] y [[Hacerse el muerto]], puede que el asistente confeccione un mazo basado en Último aliento. Si quieres obtener más información sobre cómo funciona el asistente de creación de mazos, echa un vistazo a nuestro blog.