Cómo jugar

Ya has ganado algunas partidas y dominas los aspectos básicos. ¡Excelente! Pero créeme: no importa qué tan bueno seas, siempre habrá mucho más por aprender. Así que siéntate y charlemos un poco sobre los aspectos básicos (y no tan básicos) que debes tener en cuenta cuando juegas Hearthstone.

Resumen del juego

Todo lo que necesitas saber sobre la interfaz de juego de Hearthstone se puede resumir en una sola captura de pantalla. ¿No nos crees? Muy bien, descúbrelo tú mismo.

  • Tu mano
  • Tu héroe
  • Tu poder de héroe
  • Tu maná
  • Tu arma
  • Un esbirro
  • Tu adversario
  • Tu mazo
  • El historial de turnos

Todos los turnos robas una carta de tu mazo y la agregas a tu mano. Las cartas que tienen un borde de color verde brillante pueden jugarse. Si una carta no tiene ese borde, es porque necesitas más maná o alguna otra condición para poder jugarla. Puedes tener un máximo de hasta 10 cartas en tu mano.

¡Mírate! ¡Qué porte tan heroico tienes! En el extremo inferior derecho de tu retrato puedes ver tu salud actual, que disminuye a medida que recibes daño de esbirros o de hechizos y aumenta con los hechizos de sanación. Si tu salud llega a cero, pierdes.

Todos los héroes tienen un poder exclusivo que puede usarse una vez por turno. Los guerreros, por ejemplo, pueden sumar puntos de armadura a su salud, los chamanes pueden invocar tótems y los pícaros pueden sacar dagas de la nada. Ja, esos pícaros... lo único que llevan en susbolsillos es cuchillos y pelusas.

Cada carta que juegas cuesta una cantidad específica de maná. Al comienzo de cada turno, tu maná se regenera y tus cristales de maná se incrementan de a uno hasta llegar a un máximo de 10.

Si invocas un arma para tu héroe, aparecerá aquí. La durabilidad de tu arma disminuirá un punto cada vez que la uses, de modo que tienes una cantidad limitada de golpes. ¡No los desaproveches!

Este es uno de tus esbirros. Úsalos para atacar a tu adversario o sus esbirros. Muchos esbirros tienen habilidades especiales que les otorgan una finalidad estratégica específica.

Derrota a tu adversario para ganar la partida. ¡Aplástalo con tus esbirros y hechizos hasta que su salud llegue a cero!

Al comienzo de cada turno, robas una carta de tu mazo y la agregas a tu mano. Todos los mazos tienen 30 cartas; ni una más, ni una menos.

Este resumen detallado de los movimientos más recientes es extremadamente útil cuando llega el momento de preguntarte qué pasó con tu salud o por qué todos tus esbirros quedaron convertidos en gallinas.

Cómo jugar Hearthstone

Comenzaremos con un vistazo de los primeros turnos en una partida Hearthstone.

Escoge tus cartas iniciales

Una partida comienza lanzando una moneda para decidir cuál jugador tendrá el primer turno. Ambos jugadores roban sus primeras cartas; el ganador roba tres cartas y su oponente cuatro. Ya que el primer turno conlleva una pequeña ventaja estratégica, el que pierda el lanzamiento de la moneda recibe una carta llamada La Moneda. Esta carta especial te otorga 1 punto de maná adicional y no tiene costo. Puedes intercambiar tus cartas iniciales antes de que comience la partida. La partida comenzará una vez ambos jugadores acepten sus cartas.

Robar cartas

Robarás una carta de tu mazo al comenzar tu turno. Algunas cartas permiten que robes más de una carta a la vez. Por ejemplo, el Maestro de secta te permite robar una carta cada vez que uno de tus esbirros muere. Si tu mazo está vacío cuando vayas a robar cartas, sufrirás daño de fatiga.

Jugar cartas

Un sólo cristal de maná no es muy intimidante, pero existen varias cartas con bajos costos que puedes jugar en tu primer turno. Por ejemplo, la Escudera argenta. Muchos esbirros no pueden atacar en el turno que entran en juego. Esta escudera toma una siesta hasta que pueda actuar. Las cartas de hechizos realizan sus efectos tan pronto son jugadas, mientras que las cartas con secretos necesitan ser activadas por condiciones especiales.

Ataque

Nuestro rival ha jugado un esbirro, y ahora es nuestro turno. Con dos cristales de maná, podemos invocar a otro esbirro, jugar un hechizo, o utilizar nuestro poder de héroe. Tenemos varias opciones... Nuestra Escudera argenta ahora está lista para atacar. Utilizándola, podemos atacar a nuestro rival, o infligir daño a su esbirro. Ya que nuestra Escudera posee la habilidad de Escudo divino, podemos atacar al esbirro enemigo sin recibir daño a cambio.

Utiliza tu poder de héroe

Los Pícaros invocan dagas, así que vamos a agarrar una cuchilla y utilizarla para destruir el esbirro de nuestro rival, sin tener que sacrificar el Escudo divino de nuestra Escudera. Los héroes que invocan armas pueden hacer objetivo en héroes o esbirros, pero ten cuidado; cada ataque le cuesta a tu arma un punto de durabilidad. Una vez que tu arma pierda su durabilidad, será descartada.

Finaliza tu turno

Con nada más para hacer o poner en juego, terminamos nuestro turno. ¡Veamos lo que hará nuestro rival!